El continente y el contendido en educación

000_editorial.indd

Jaume Carbonell. Cuardernos de Pedagogía.

“Lo que es esencial no es con qué se escribe sino qué y cómo se escribe”. Esta es la tesis básica del editorial de Cuadernos de Pedagogía de este mes de junio. Se refiere a cambios epidérmicos que se quedan en pura retórica y no inciden en la vida diaria de las aulas ni contribuyen a convertir la información en conocimiento.

No dice nada del uso de las TIC que no supiésemos ya, habla del “fracaso de la aplicación de las TIC cuando se está más pendiente del envoltorio que de la sustancia que contiene”, pero leer que “sobra activismo y faltan proyectos sólidos” tal vez contribuya a rebajar las altísimas expectativas que habíamos depositado en la aplicación de las TIC a los procesos de enseñanza y aprendizaje. La eclosión de la web 2.0 en los últimos años y los numerosos cursos -tanto impartidos como recibidos- de formación del profesorado en el uso de las herramientas de este contexto tecnológico tal vez produjeron el espejismo que nos hizo creer que habíamos alcanzado al fín la didáctica magna. Espejismo o realidad, no nos queda más remedio que seguir trabajando. Pasado ya el tiempo de la divulgación de herramientas y de la reflexión teórica sobre sus posibles aplicaciones educativas, tal vez sea hora de recoger la cosecha y hacer escuela. Si es así, la reflexión teórica individual llevada a cabo en los últimos años a través de los blogs de temática educativa debe dejar paso a las comunidades de práctica, porque la teoría sin la práctica -además de estar vacía- es desalentadora. La divulgación debe ceder su lugar a la colaboración en la creación de contenidos, precisamente en el seno de las mismas redes sociales creadas en el momento precedente. Tal vez ahora sea el momento de usar las TIC para enseñar, para hacer escuela de una forma más generalizada. Tal vez sea hora de preocuparnos por el contenido y  los procesos mediante los cuales la información se convierte en contenido.

Anuncios

2 pensamientos en “El continente y el contendido en educación

  1. Romy Palacios

    Hay un dicho en mi tierra que es, me parece, muy aleccionador y tiene relación con lo que acá se ha mencionado… en casos en los que las TICs no se usan bien, “más vale la hoja que el tamal”, es decir, tiene más importancia el adorno de la información que la propia información, su riqueza o su relevancia. Por eso, concuerdo completamente con lo dicho en esta entrada, es vital que la tecnología esté al servicio de las acciones del hombre pero sin alejarlo de lo sustancial, de su objetivo primario que, para los docentes, es formar a sus estudiantes de forma integral.
    Saludos desde Chiclayo, Perú.
    Romy Palacios, docente.

    Responder
    1. Paco Tejero Autor de la entrada

      Gracias Romy, tomo nota del dicho. Los años venideros dirán si supimos aprovechar todo lo que teníamos a nuestro alcance para formar a nuestros estudiantes o dilapidamos el capital tecnológico que puso a nuestro alcance la web 2.0.
      Saludos desde Almería, España.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s