Orfandad digital


Durante el primer trimestre del curso suele producirse una reunión colectiva de los tutores y tutoras con los padres y madres de su grupo. Nos gustaría recomendar para esta entrevista la guía Educar para Proteger que hemos encontrado en kiddia, un proyecto de la antigua Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, ahora Consejería de Economía, Innovación y  Ciencia de la Junta de Andalucía.
Nos ha llamado poderosamente la atención la afirmación siguiente, extraída del capítulo “Huérfanos digitales”:

“Los padres y las madres que no se involucran en el acercamiento por parte de sus hijos e hijas a las nuevas tecnologías los convierten en huérfanos digitales. Sin un referente de comportamiento no sabrán enfrentarse a los dilemas éticos que se les planteen. Serán más propensos a desarrollar hábitos poco saludables y estarán más expuestos a los posibles riesgos. Está en nuestra mano evitar que eso suceda.”

Nos gusta su planteamiento sencillo, realista y sobre todo moral en un sentido ámplio que podríamos también calificar de humanista. Parten de la base de que

“En las TIC como en el resto de las cosas, cuando no hay conocimiento hay superstición”.

Consideran que a la hora de proteger a los menores podemos escoger dos caminos:

  • Disciplina y censura
  • Educación en valores

Por supuesto que la guía opta por la segunda opción:

“La educación en valores está en la base de toda la educación. También de la educación tecnológica. La forma de utilizar la tecnología, adecuada o inadecuada, dependerá de los valores que las madres y los padres hayan transmitido a sus hijos e hijas.
Hay que evaluar la tecnología a través de los valores. Es necesario verificar si las propuestas tecnológicas de las que disponen nuestros hijos e hijas satisfacen o no algún valor.”

Compartimos practicamente todos los puntos de vista que se recogen en esta guía y no podía ser de otra manera cuando encontramos afirmaciones como ésta:

“Debido a este desconocimiento a menudo las madres y los padres confundimos los medios con los fines. Las TIC son un medio para realizar y facilitar determinadas tareas, pero no un fin en sí mismas. Sólo son vehículos para transmitir mensajes, por lo que no hay que fijarse tanto en el vehículo como en lo que transmiten: el contenido.
(…)

“Las TIC, por sí solas, no conducen a situaciones de riesgo. Es el sistema de valores y los hábitos inadecuados con los que se utilizan lo que da lugar a dichas situaciones. Si nuestros hijos e hijas utilizan las tecnologías con valores equivocados, no son las tecnologías lo que hay que cambiar, sino sus hábitos de consumo y su sentido de la responsabilidad, de la conciencia, y de la propia seguridad

Tal vez con la lectura de esta guía deje de haber padres y madres que prohíben el uso de Internet a sus hijos e hijas cuando se acaba el verano para que puedan concentrarse en sus estudios y dejen de perder el tiempo. Tal vez entonces estos padres y madres comprendan que

“Como todo en la vida, las TIC aportan riesgos y beneficios. Se necesita una revolución educativa para conseguir que sólo haya ventajas. La información sólo puede entenderse de forma adecuada a través de un sistema coherente de valores”

Anuncios

3 pensamientos en “Orfandad digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s